Corrientes y la historia nacional

 

Revolución de Mayo


Mas tarde, la fragata Juan París, atracada en Montevideo, trajo la noticia de que Napoleón se apoderó de España; había caído Sevilla en poder de los franceses; Andalucía estaba enteramente ocupada por las tropas del emperador de Francia; la Junta Central quedó disuelta y sus miembros se encuentran detenidos en Jerez de la Frontera.
En la Península dos gobiernos se disputan el reconocimiento popular como representantes del rey Fernando VII, cautivo ya en Francia: la Junta de Gobierno constituida en Cádiz y el Consejo de Regencia instalado en la isla de León.

En definitiva, España como Estado soberano prácticamente ha desaparecido, su territorio, ocupado en su totalidad por fuerzas extranjeras, carece de gobierno propio.

El virrey Cisneros advierte que su condición de tal carece ya de legitimación al desaparecer la autoridad que lo designó, la Junta, y así comienzan los primeros pasos que concluyen con la revolución del 25 de mayo de 1810.

25 de Mayo

El viernes 25 la presión popular y la falta de apoyo de las Fuerzas Militares fue crucial para que la Junta presidida por Cisneros presentara su renuncia.

Los cabildantes aceptan la dimisión y acto seguido deciden reconocer la autoridad de la Junta Revolucionaria, presentada y respaldada por el pueblo.

Se forma así la Primera Junta de Gobierno, integrada por el Comandante de Armas Cornelio Saavedra – presidente -, los doctores Juan José Paso y Mariano Moreno – secretarios – y Manuel Alberti, Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Miguel de Azcuénaga, Domingo Matheu y Juan Larrea – vocales –.

Siendo casi las nueve de la noche, el alcalde mayor hizo una seña y los miembros de la Junta se arrodillaron frente a la mesa municipal. Los Santos Evangelios estaban abiertos en el relato de San Lucas; Cornelio Saavedra puso la palma de su mano sobre ellos; Juan José Castelli apoyó la suya sobre uno de los hombros de Saavedra y Manuel Belgrano hizo lo mismo sobre el otro. El resto copió el gesto y el Sí juro de los nueve hombres entrelazados marcaba el final de una semana intensa.

La primera medida de la Junta fue mandar emisarios a los cabildos de las distintas ciudades del Virreinato del Río de la Plata para que constituyan juntas de gobierno, reconozcan a la de Buenos Aires y designen diputados para formar la Junta Grande.

Oposiciones de diverso signo obligaron al nuevo poder revolucionario porteño a radicalizarse: el gran promotor de este giro fue Mariano Moreno, admirador de las teorías democráticas de Rousseau y de todo el ciclo revolucionario francés. El activo secretario de la Junta desplazó a un segundo plano al mismo presidente Saavedra y a otros jefes.

El 16 de junio llega la noticia a Corrientes y el 22 eligen el primer diputado nacional a la Junta Grande en la persona del doctor José Simón García de Cossio.

El primer abogado en Corrientes

Se constituyó en el primer abogado universitario que ejerció la profesión en corrientes.

Estudió en Corrientes sus primeras letras y se recibió de bachiller en el real Colegio San Carlos (hoy Nacional Buenos Aires- al que asistieron las grandes luminarias del país). De ahí que se denomine “La Manzana de las Luces” su lugar de emplazamiento. Luego ingresó en la Universidad de Charcas, ciudad ubicada en la actual Bolivia, donde cursaron estudios muchas personalidades que actuaron en la emancipación americana.

Al regresar con su título de abogado a Buenos Aires en 1804 fue designado Fiscal de la Real Audiencia en el Cabildo hasta 1810 y al producirse la revolución de mayo tomó activa participación junto a su amigo Cornelio Saavedra.

Belgrano escribe a Elías Galván - El 8 de octubre el Teniente Gobernador de Corrientes Elías Galvan recibe la misiva de Manuel Belgrano, solicitándole que tenga listos trescientos hombres que conozcan el manejo de las armas que según tiene entendido los hay en Caá Catí porque ya están "industriados".

Por entonces, el amor patrio encendía los corazones de jóvenes y ancianos instándolos a participar de empresas aún difíciles, desde que el mérito estaba precisamente en ir en pos del riesgo hasta coronarlo con el más sublime sacrificio.

Luego de transitar suelo entrerriano, llega Belgrano y su pequeño ejército el 7 de noviembre en horas de la tarde a Curuzú Cuatiá. Allí permaneció hasta el 19 de ese mes dejando fundada la ciudad de Curuzú Cuatiá.

La Bandera de Curuzú Cuatiá

Es la primer bandera de Manuel Belgrano. La que está obligado a confeccionarla (para eso hizo adquirir los géneros en Santa Fe) porque no podía combatir en el Paraguay sin un emblema y menos aún hacerlo con un pabellón ibérico de igual color que el de los guaraníes.

Es la bandera “tricolor” –colorada, amarilla y azul.-, similar a la que plantó Francisco Miranda en Venezuela en 1807, y a la de la Gran Colombia que soñara Bolivar.

La confeccionan mujeres del poblado y la bendice en la capilla Nuestra Señora del Pilar el mismo día 16 de noviembre, cumpliendo lo que entendía era imperioso, que el ejército tuviera su propia bandera. En base a estos antecedentes, el doctor René Borderes auspicia ante concejales locales en 1994, que el municipio la instituya como emblema local, y así el concejal doctor Horacio Julio Rodríguez promueve el proyecto de ordenanza respectivo.

Fundación de Curuzú Cuatiá

Manuel Belgrano llega luego de transitar suelo santafesino y entrerriano, el 7 de noviembre en horas de la tarde a la Villa de Curuzú Cuatiá. Allí permaneció hasta el 19 de ese mes.
Luego de fundar la ciudad el día 16, continuó su marcha atravesando el Río Corriente a la altura del Paso Caá Guazú, para seguir avanzando por el borde de los esteros y laguna del Iberá hasta Candelaria (Misiones). De allí pasó con su ejército al Paraguay y si bien fracasó en el terreno militar, la acción diplomática desarrollada dio sus frutos posteriormente.

Primer Cuerpo Legislativo - La Junta Grande

1810 - El 18 de diciembre, con la incorporación de los diputados del interior, quedó constituida la segunda junta, llamada Junta Grande, que a decir de Mariano Moreno era demasiado grande para gobernar con eficacia.
Por ese motivo se abren dos posturas muy opuestas, Saavedra que apoya la conformación del cuerpo colegiado con representantes del interior y los morenistas que sostenían que las disposiciones debían contar con mayor reserva y acelerada ejecutividad.

Nace la primera diversidad partidaria: Los saavedristas, partidarios de un gobierno de transición, frente a los morenistas, que exigían la independencia.

Buenos Aires en 1810

Baltasar Hidalgo Cisneros

Cabildo de Corrientes



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Belgrano y su bandera tricolor (dramatización)







Cornelio Saavedra