orría el año 1810... y el general Manuel Belgrano escribe a Elías Galván, quien investía el cargo de Teniente Gobernador de Corrientes, solicitándole que tenga listos trescientos hombres que conozcan el manejo de las armas que según tiene entendido los hay en Caá Catí porque ya están "industriados".

De ahí se desprende que es muy probable que Bernabé Antonio Esquivel (a) Chiquillo, junto con sus hermanos, hubiese tomado parte de la expedición al Paraguay, iniciando así una intensa vida militar al servicio de Corrientes y el país.

Por entonces, el amor patrio encendía los corazones de jóvenes y ancianos exitándolos a participar de empresas aún difíciles, desde que el mérito estaba precisamente en ir en pos del riesgo hasta coronarlo con el más sublime sacrificio.

Belgrano por entonces, luego de transitar suelo entrerriano, había llegado el 7 de noviembre en horas de la tarde a Curuzú Cuatiá, donde permaneció hasta el 19 de ese mes. Luego de fundar la ciudad, el día 16, permaneció tres días más en el lugar y continuó su marcha atravesando el Río Corriente a la altura del Paso Caá Guazú, para seguir avanzando por el borde de los esteros y laguna del Iberá hasta Candelaria.

Belgrano y la Bandera Tricolor que crea en Curuzú Cuatiá para distinguir a su ejército (Dramatización)

orría el año 1812... y se crea el Segundo Triunvirato. Ese día estalla una revolución cívico-militar y cae el Primer Triunvirato, severamente cuestionado por su desacertado manejo en los asuntos del país y en particular por sus errores en la guerra contra los realistas.

Encabezaron la revuelta el propio coronel San Martín y su camarada y amigo Carlos María de Alvear. Ese mismo día se estableció el Segundo Triunvirato y fueron designados por el Cabildo para integrarlo, Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte. El Segundo Triunvirato, integrado por miembros de la Logia de Lautaro y de la Sociedad Patriótica, cumplió fielmente el programa de la revolución del 8 de octubre y condujo con acierto los destinos de las Provincias Unidas.

Juan José Paso

orría el año 1851... y terminaba la marcha sobre el Uruguay que el general Justo José de Urquiza, acompañado de fuerzas militares correntinas comandadas por el gobernador Benjamín Virasoro, había emprendido para liberar Montevideo del sitio que le tenía impuesto el oriental Manuel Oribe, un fuerte aliado de Rosas del lado oriental.

El grueso de los intelectuales "unitarios" que se habían exiliado de Buenos Aires a raíz del severo régimen aplicado por Juan Manuel de Rosas, operaban desde Montevideo, que a partir del "sitio" que le puso Oribe, sostuvieron una resistencia heroica hasta ese 8 de octubre en que entraron triunfantes a la capital oriental las tropas de Urquiza.

Habían pasado cuatro meses de las proclamas lanzadas por los generales Urquiza y Virasoro contra Rosas y esta etapa era parte del plan, que continuó con la concentración de todas las fuerzas del interior en El Espinillo, cerca de Diamante, lugar elegido para emprender la marcha definitiva sobre Buenos Aires, la que culminó con el triunfo en la batalla de Caseros el 3 de febrero del año siguiente.

Justo José Urquiza

Benjamín Virasoro