orría el año 1735... y persiguen a los caciques Campusana y Cristóbal. La acción la lleva adelante el Teniente de Gobernador de Corrientes Pedro Bautista Casajús, a raíz de una denuncia que efectuó oportunamente, sobre los excesos que cometían los indios charrúas.

A raíz de su advertencia a las autoridades, recibió ordenes del Gobernador del Río de la Plata Miguel de Salcedo, de perseguirlos con todo rigor a los indios, especialmente a los caciques Campusana y Cristóbal.

La campaña contra los charrúas la dirigió el sargento mayor Nicolás González al frente de 300 hombres, dando como resultado la derrota de los indios, que solicitaron la paz. Esta le fue acordada, previa entrega de indios misioneros, esclavos fugitivos y caballos robados que tenían en su poder.

El Gobernador del Río de la Plata Miguel de Salcedo, enterado de este resultado, ordenó la muerte de los cabecillas y que los demás indios sufrieran la mutilación de algún miembro, aunque finalmente esta cruel disposición no fue cumplida.

Plaza de Mayo

orría el año 1839... y el Congreso Provincial de Corrientes recibía una terminante comunicación del gobernador de Entre Ríos Pascual Echagüe. El lugarteniente de Rosas ordenaba al cuerpo legislativo y elector, que elija como nuevo gobernador a un hombre afín a la causa nacional que lideraba el gobernador de Buenos Aires.

Habían pasado nueve días de la Batalla de Pago Largo, donde Echagüe había derrotado y dado muerte al gobernador de Corrientes Genaro Berón de Astrada. Ahora, y para asegurar la tranquilidad en la provincia, el gobernador entrerriano ordenó prácticamente que fuera el militar José Antonio Romero quien ejerciera el gobierno de Corrientes. Es que el Congreso correntino había designado siete días atrás a Pedro Ferré como gobernador y esto llevó a Rosas y a Echagüe a imponer el nombre de Romero.

Al recibir la comunicación los legisladores correntinos dejaron en suspenso la designación de Ferré y nombraron interinamente a su hermano Manuel Ferré.

Pascual Echagüe