Antonio José de Balbastro

 

orría el año 1958... y el 1º de julio fallecía Antonio José de Balbastro, quien era por entonces la figura máxima del partido autonomista. Fue el sucesor de Juan Ramón Vidal y el candidato a gobernador que había obtenido mayor cantidad de votos en las elecciones del 24 de febrero de 1946 (19.445).

Al fallecer el doctor Vidal, el 4 de septiembre de 1940, Antonio José de Balbastroa, por entonces ya un distinguido dirigente de la Capital, asumió la conducción del partido, aunque había otros importantes dirigentes, como el doctor Diomedes C. Rojas, que también pretendía ocupar la presidencia. El doctor Pedro Díaz Colodrero, vicepresidente del partido, fue quien facilitó el acceso de Abad al cargo.


Antonio José de Balbastro fue elegido en 1941 senador nacional y en 1945 fue uno de los principales firmantes del acta de constitución en Corrientes de la Unión Democrática.

 

Dirigió el diario “La Mañana”, desde donde ejerció una crítica ajustada a los hechos para con el gobierno peronista del doctor Castillo. En 1958 integró la fórmula gubernativa con el doctor Pedro Obregón, obteniendo el Partido Demócrata Autonomista-Conservador Popular, 37.972 votos y 5 electores. Estuvieron a punto de consagrarse Abad y Mariano Gómez, o en su defecto otro liberal, Diego Díaz Colodrero como gobernador y vice, pero finalmente, el Colegio Electoral eligió al doctor Fernando Piragine Niveiro.

 

Dice don Gabriel Feris “Fui testigo de un hecho cuando íbamos en el cortejo que acompañaba los restos del doctor Vidal, compartiendo el mismo automóvil con el doctor Pedro Díaz Colodrero y don Antonio José de Balbastro. En medio de la conversación referida al vacío que se producía por la muerte del caudillo, Díaz Colodrero le dijo a su compañero de asiento: - Estoy enterado de lo que se ha venido hablando en el tren que traía los restos del doctor Vidal y de la preocupación que existe por quien será su sucesor. Sé que Carlos Alvarez Colodrero (que era vicegobernador) y Diomedes Rojas aspiran a ser presidente del partido, pero yo creo que el que debe ocupar ese cargo es usted Elías – en cambio yo quiero ir al Senado de la Nación, porque quiero morir siendo senador nacional.

 

Las dos cosas se cumplieron, Abad presidió el autonomismo, y a los pocos meses, sobre su banca pronunciando un discurso, Díaz Colodrero murió en una sesión en el recinto del Congreso.

Antonio José de Balbastro