Basilio Acuña

 

orría el año 1822... y el 18 de junio nacía el coronel Basilio Acuña, en Curuzú Cuatiá. Hijo de don Juan Manuel Acuña y Andrea Barbosa.
 

A los 19 años, poco después de la batalla de Pago Largo se incorporó al Batallón Payubre a las órdenes de Joaquín Madariaga, debutando militarmente como "Porta Estandarte" en la batalla de Caá Guazú el 28 de noviembre de 1841, donde las fuerzas correntinas bajo el mando del general Paz derrotaron al ejército entrerriano comandado por su gobernador Pascual Echagüe.
 

Participó en la tragedia de Arroyo Grande el 6 de diciembre de 1842 y tras su derrota se escapó a los montes de Abalos, desde donde junto a Nicanor Cáceres y otros comprovincianos entraron en comunicación con los hermanos Madariaga que se hallaban exiliados en Brasil. Cuando estos encararon su gesta libertaria y cruzaron por Paso de los Libres a territorio correntino, se unieron a la causa y tuvo una gran actuación Basilio Acuña en Laguna Brava
 

Con el grado de capitán peleó en 1846 en Laguna Limpia contra las huestes de Urquiza, las que tomaron en esa circunstancia prisionero al general Juan Madariaga, hermano del gobernador.
 

Al año siguiente, fracasado el Tratado de Alcaráz, Rosas impuso su voluntad y Urquiza, pusilámine ante el mandato del gobernador bonaerense, apareció en la provincia dispuesto a echar al general Madariaga del poder. Viejos camaradas del general correntino defeccionan de sus filas y engrosaron las del invasor: Vicente Ramírez (a) Ramírez Chico, José Verón, Juan Francisco Soto y Nicanor Cáceres. En su aguerrida división figura Basilio Acuña. Esta circunstancia y el hecho de haber proporcionado su padre, Juan Manuel Acuña, caballadas a los invasores, lo determinan a continuar prestando servicios en la división de Cáceres. Por eso, en la batalla de Vences, desgraciadamente tuvo que empuñar sus armas contra los hermanos de sacrificios combatiendo bajo las banderas que repudiara desde su iniciación en la vida pública.
 

Después de Vences (27-11-l847) y triunfante Benjamín Virasoro le confió a Basilio la comandancia de Yaguareté Corá (hoy Concepción) en 1848.
 

Al mando del Coronel Cáceres integró el Regimiento 4º que con tanta eficacia lucho en la batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852.
 

Luego fue comandante militar de Mercedes y finalmente se retiró a Curuzú Cuatiá. Cuando en 1854 y 1855 Nicanor Cáceres invadió la provincia desde Entre Ríos con el propósito, en ambas oportunidades, de derrocar al gobernador Pujol, Basilio Acuña actuó con diligencia y eficacia para neutralizar las arremetidas del caudillo.
 

La revolución liberal del 27 de noviembre de 1861, que derrocó al canónigo José María Rolón, lo contó a Basilio como su gran héroe.
 

Finalmente, cuando el gobernador liberal José Pampín designa a Nicanor Cáceres al frente de la Comandancia del Sur de la provincia, sus correligionarios se enojan y se levantan contra el primer mandatario, por considerar que no era confiable el díscolo caudillo para ese cargo.
 

Los sucesos se precipitaron y cuatrocientos de los opositores se sitúan a pocas cuadras de la población curuzucuateña (en lo que hoy es el Parque Mitre) encabezados por Basilio Acuña, Juan Manuel Romero, Martín rojas, Antonio Ezequiel Silva, Valerio Insaurralde, etc.
 

Los gubernistas dirigidos por el general Ramírez Chico y el coronel Isidoro Reguera acuden al campamento revolucionario con el objeto aparente de concertar fórmulas pacíficas. Pero llega Nicanor Cáceres y se resuelve el ataque sin mayor dilación. El 6 de agosto de 1862 se produce el combate de Curuzú Cuatiá con consecuencia fatal para los opositores, quienes abandonan el campo dejando 15 muertos y una cantidad de heridos. Entre los primeros se hallaba Basilio Acuña, muerto por efecto de un golpe de lanza que le atravesó órganos vitales. Estaba casado con María del Tránsito Gómez.


Basilio Acuña.

Basilio Acuña (dramatización).

Basilio Acuña en reunión política. Hombre ilustrado y de acción (dramatización).